miércoles, 11 de mayo de 2005

Visitas Culturales: Patios de Cordoba

El Ateneo Andaluz y AFINA dentro del Programa Conocer Andalucía, vuelven a organizar una visita cultural conjunta esta vez a Cordoba para el sábado 14 de Mayo. El precio es de 20 euros incluyendo autobús, almuerzo y guía. La visita se centrará a admirar los famosos patios de Cordoba y el Barrio de la Judería. Ya está abierto el plazo y las plazas son limitadas. La salida está prevista a las 7:45 de la mañana desde el mismo Centro Cultural y la vuelta a las 8 de la tarde.

Para mas información e inscripción en horario de tarde o en telefonos 617 925 694 ó 651 936 335

Visitaremos las estrechas calles, retorcidos callejones y escondidas plazuelas, donde refulge la blancura de la cal, se oye el murmullo de las fuentes y luce por todas partes el granate de los geranios y las gitanillas, todo ello en un cálido clima, regalo de nuestros cinco sentidos.

El casco artístico de Córdoba, alcanzado por la Vía Augusta y el puente romano, enmarcado por fracciones de murallas y las aguas ocráceas del Guadalquivir, constituye un complejo retículo. La calleja de las Flores o cualquier rincón de la judería ofrece un encantador tipismo. Entre la blancura del enjalbegado, surgen los bronces y las piedras esculturales: el Maimónides de la Plazuela de Tiberiades o el Séneca de la Puerta de Almodóvar; o la Sinagoga, en el quiebro de unos muros enmacetados. Y junto a las murallas, seguidas por jardines y estanques, la albina escultura de Averroes, el otro gran filósofo cordobés.


Calles del Barrio de la Judería.- Barrio habitado en su día por los judíos españoles, de encantadoras y tortuosas calles nació aproximadamente en el Siglo I, pero vio su esplendor en el X con las academias Judías y de ahí que casi todo el movimiento cultural de la E.M. fuera cordobés. Cuna de poetas, filósofos y científicos cuyas calles rememoran su nombre.

Y en cualquier parte, tras cualquier puerta del histórico recinto, aparece el clásico patio cordobés, donde el agua llora, las flores salpican de sangre las paredes y la forja de sus ventanas, y las Cruces de Mayo viven, entre cante y guitarra, ese reír de la vida que aquí lleva cien veces mezclada la sangre confusa del mundo.

Los patios de Córdoba son una reminiscencia de la cultura romana adaptada a las extremas condiciones climatológicas de esta bella ciudad. Es una parte fundamental de la casa. Decorada con la blanca cal fuentes, pilones y flores son realmente una delicia en un clima tan caluroso. Se daba en las casas que lo circundaban, una vida comunitaria compartiendo cocina, galería, lavaderos y por su puesto, el patio, cuyo esmerado cuidado, dio lugar a la tradicional fiesta de los patios.

El festival de los Patios Cordobeses
Se celebra después de la Cruces de Mayo. Hay un gran número de patios, pero sólo una pequeña cantidad de los mismos (unos cincuenta) se presenta al Concurso que durante este mes realiza el Ayuntamiento de Córdoba. Los patios cordobeses son muchos y variados: los pertenecientes a conventos, monumentos, palacios y los llamados patios populares, donde suelen vivir varias familias. No hay dos patios iguales: sus paredes blancas de cal, los jazmines y madreselvas, las numerosas macetas de geranios, gitanillas, alelíes, claveles y rosas; las parras y la hiedra formando arcadas naturales, los canarios y jilgueros en sus jaulas, los pozos, los cántaros, la pila, el candil,...

es otra visita inolvidable... no te lo pierdas.

No hay comentarios: