jueves, 4 de diciembre de 2008

Hoy es 4 de diciembre, Día Nacional de Andalucía

Sí, hoy es el Día Nacional de Andalucía. Pero muchos andaluces y andaluzas no lo saben. Es el resultado de la anestesia que se le inyectó al pueblo andaluz tras la irrupción del 4 de diciembre de 1977. Ese día dos millones de manifestantes tomaron las calles con una sola bandera, la blanca y verde, y un sólo grito, autonomía plena.

A pesar de que el partido gobernante, la UCD, también convocaba, hubo palos, carreras, detenciones y sangre. Asesinaron a Manuel José García Caparrós, un joven de 18 años, trabajador de Cervezas Victoria y militante de CC.OO. Ese crimen, como tantos otros de la llamada Transición, quedó impune. Incluso se sabe hasta el nombre del mando policial que de paisano y a muy corta distancia le asesinó, pero había que "consolidar la democracia" perdonando los crímenes de los vencedores de la Guerra Civil que todavía seguían encaramados al aparato del estado. Que se lo digan a Garzón...

LEER MAS [+/-] />


    Bañaron en sangre un día de fiesta pero también de reivindicación. Al igual que hicieron un siglo antes en Cádiz, un 4 de diciembre de 1868 cuando se exigió autogobierno, república y federalismo. Los que tanto atacan al terrorismo nunca dudaron en ejercer el terror más sanguinario contra un pueblo, el andaluz, que ha demostrado su pacifismo mucho antes que Gandhi inventara el término. Aunque a veces, como la historia se ha encargado de demostrar, no basta con tener la fuerza de la razón, también hay que disponer de la razón de la fuerza.

    Y fuerza y mucha se demostró ese 4 de diciembre de 1977. Hubo manifestaciones hasta en Barcelona. Y el sistema de poder instalado en España desde la mal llamada reconquista -del que participan las clases nobles afincadas en Andalucía- se preocupó, al igual que lo hizo en el s. XIX. Se preocupó con razón. Dos millones de personas en la calle. Ninguna reivindicación nacional de un pueblo sin estado en Europa tuvo semejante eco popular hasta ese día. Y algunos, siguen empeñados en negar lo evidente.

    No podían consentir que la base donde se asienta la identidad de eso que llaman España se les fuera de las manos. Y es que en el proceso de robo, expolio y saqueo que siguió a la invasión cruzada -la cruzada del sur la llaman- fuimos expropiados hasta de nuestra cultura y lengua que pasaron a ser "españolas" por edicto divino. Andalucía nunca existió ni hubo andaluces de renombre. Trajano, emperador romano. Que naciera en Itálica, actual Santiponce, al lado de Sevilla, no importa. Séneca, filósofo romano, que naciera en Córdoba, tampoco importa. Como su colega Averroés que todo el mundo sabe que es un filósofo "árabe". En fin, la lista es larguísima. En nuestra época ocurre lo mismo. El granadino Federico García Lorca es conocido como poeta y dramaturgo español, al igual que el malagueño Picasso.

    Pero el temor del poder fue mayor cuando descubrieron que la fuerza motriz de la movilización no fue otra que la clase trabajadora. Una clase de la que Caparrós era un vivo ejemplo y tenían que matar ese ejemplo. Nación y clase, peligro al cuadrado. Los sectores inteligentes del poder se pusieron a trabajar y decretaron que el día de Andalucía ya no era el 4-D, sino el 28-F, fecha en que el pueblo andaluz votó por su autonomía. Fijaros que metáfora. "Vuestro camino son las urnas, no las calles". Y el mandato fue obedecido. Las urnas le han dado el poder en esta tierra a esa nueva oligarquía -como bien la definió "Reincidentes"- del puño y la rosa desde 1982.

    Por supuesto, el régimen se ha encargado de que la anestesia dure y dure como las pilas de Duracell. Aunque de vez en cuando la realidad se abre camino en forma de ocupación de bancos e inmobiliarias, de encierros en parlamentos y de piquetes de madrugada. Hay una Andalucía que lucha, que se rebela, que no se humilla. Hay una parte de Andalucía, pequeña sí, pero firme, que hace oposición. O-p-o-s-i-c-i-ó-n. Y les duele en alma que se le haga oposición. Están acostumbrados a otra cosa: "pórtate bien y seré bueno contigo". No entienden que la dignidad, las ideas, que es lo único que nos queda, no se venden.

    Hoy 4 de diciembre, cuando uno de cada cuatro parados en España es andaluz, cuando 700.000 andaluces y andaluzas sufren el drama del paro (18,3%) nace una publicación de clase y andaluza, "A pie de Tajo", una publicación rebelde, que quiere reflejar en sus páginas la Andalucía que lucha, que se mueve, que no se rinde. Una publicación que va a llevar nuestra bandera blanca y verde en portada junto a la estrella roja del proletariado. Es el mejor homenaje que le podemos rendir a García Caparrós.

    Javier García

No hay comentarios: