domingo, 25 de octubre de 2009

Los mas de 60 Senderistas conquistaron Cerro del Hierro

El pasado Domingo mas de 60 senderistas, organizados por el Ateneo Andaluz, partieron hacia la Sierra Norte de Sevilla en una calurosa y larga jornada. Su objetivo: Cerro del Hierro

VER FOTOS...


    El Monumento Natural Cerro del Hierro se encuentra cerca de la carretera que une Constantina con San Nicolás del Puerto, donde un carril nos llevó hasta las llamadas casas de los ingleses, lugar en el que se ha acondicionado una zona de aparcamiento.

    17 Vehiculos llegaron "como se pudo", para iniciar la marcha en torno a las 12 de la mañana, tras dejar los coches, nos dirigimos al sendero que comienza justo en frente, al lado de lo que fue una base de depósito de agua para abastecer a las máquinas de vapor del tren minero.

    Subimos por el sendero, donde ya se apreciaban algunos minerales llamativos, sobre todo para quien no ha visto nunca minerales de hierro. Entre ellos destaca el oligisto por su brillo plateado, sobre todo en las formaciones de pizarra a los lados del sendero. Aunque también otros mas difíciles de identificar como goethita, limonita, pirolusita ( que puede ser confundida con un fósil vegetal), ya la preciosa malaquita, cada vez mas difícil de encontrar en este lugar.

    Llegamos hasta un mirador junto a una gran fosa, la cual contenía de forma testimonial algo de agua, pues aun no ha llovido lo suficiente. Seguimos recto, rozando una zona de jaras, hasta toparnos con una fuerte pendiente, llena de gravilla que el grupo pasó sin problemas.

    Continuamos avanzando hasta atravesar unos túneles y llegar a una explanada de paredes verticales. A la derecha, una cueva en cuyo techo hay un orificio y que nos llamó la atención la cantidad de colores que mostraba, verdes, rojizos, amarillentos.. Por lo que se le conoce como cueva de los
    colores. Volvimos a la explanada y fue donde decidimos almorzar y descansar un poco.


    Posteriormente un sendero a nuestra derecha lleno de cornicabras, cerezos, rosales, algunos tipos de helechos y donde destaca el roble melojo o rebollo (quercus pyrenaica), alcornoques, encinas, madroños, durillos y diversidad de jaras nos llevó hasta una escalera de peldaños de madera por la que descendimos a un llano rodeado de paredes repletas de agujas de rocas de diferentes formas, y grietas de donde se obtenía el mineral. El desfiladero fue girando a la derecha hasta desembocar en una senda que conectaba con el lugar donde terminó nuestro camino,dirigiéndonos hacia las casas de los ingleses donde nos despedimos y nos pusimos a pensar la próxima salida.

    Cronica de Jesus Cardenas
    Fotografias: Jesus Cardenas y Javier Mantilla

    2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Que buen paseo!!!!!!

    Anónimo dijo...

    ¿quién me dijo algo de mi botella de agua? Elena.