lunes, 18 de febrero de 2013

ARTESANA: Rocío López Gómez - "Bordados Valme"


 Valme Rocío López borda desde los quince años. A esa temprana edad tuvo que abandonar el instituto, aprender el oficio, y sustituir a su madre, en el pequeño taller que tenían en casa. El cáncer, esa maldita plaga del siglo XXI, había alejado a la primigenia bordadora del rumor laborioso de las máquinas.

 Desde entonces no ha parado. A los dieciocho años –y de esto hace tan solo cinco, porque es muy joven- descubre en sus inicios el incipiente Mercado de Artesanía que el Ateneo Andaluz organizaba entonces, y sigue organizando, en el Parque del Palmarillo. Le gusta la idea y el ambiente, y decide participar y sacar por vez primera sus productos a la calle. Comienza a irle bien, vende sus productos, la gente empieza a conocerla, y acuden al puesto cada vez con más frecuencia, a comprar y a pedir encargos.

 Valme se ha especializado en bordados, personaliza camisas, bufandas, sábanas, y todo tipo de prendas de vestir y menaje para el hogar. Su producto más vendido, nos cuenta, es la canastilla para bebé, con sus baberitos, mantas y demás complementos, aunque también llaman mucho la atención de los transeúntes de la calle san Sebastián, unos tocados y diademas diseñados con telas y plumas de diversas formaciones y colores. 

 -Me gusta mi oficio y me gustaría dedicarme a él toda la vida –nos dice entre risas- verás… no me va como para titar cohetes  pero me da para pagar, y para vivir como una persona normal.

  Valme mira al futuro con optimismo, ella desprende optimismo, se ve que ha aprendido a lidiar con las capeas de la vida. Ha recorrido ya muchos mercados de la provincia y de otras regiones, pero ahora podemos encontrarla, casi en exclusividad, todos los viernes en el Mercado de Artesanía de la calle San Sebastián en Dos Hermanas, o los segundos domingos de cada mes, en el Parque del Palmarillo.