domingo, 3 de febrero de 2013

Artesano: Tomas Rivas


Con motivo de los Mercados Artesanales que el Ateneo Andaluz organiza con el objetivo de apoyar al artesano en ese pequeño aflorar de los oficios y las manufacturas tradicionales, relegados hasta ahora por la economía de mercado, como para potenciar el comercio local en la zona centro de Dos Hermanas, nos acercamos al puesto de Tomás Rivas, nazareno y  artesano del cuero, que cada viernes coloca en la calle San Sebastián.

Tomás Rivas, artesano del cuero.

 A Tomás no lo coge de nuevo esto de la artesanía, pues a los veintidós años aprendió el oficio en un taller de bisutería, dónde confeccionaban piezas con alpaca, nácar, cristales y piedras semipreciosas. Después ha sido florista, administrativo, y tras un periplo de oficios varios, como por ejemplo, trabajar en la fábrica de latas y envases de Dos Hermanas, decide en el año 92 –con los artificios explosivos de la EXPO haciendo sonar las cajas registradoras- abrir su propia empresa en el sector de la construcción. Una pequeña empresa, con apenas cinco trabajadores, especializada en reformas y obras menores, que resiste bien la crisis del 93, y sigue funcionando a buen rendimiento la siguiente década.  Pero el reciente derrumbe financiero, y el crack inmobiliario - como a otros tantos miles de empresarios del sector- lo precipitan al cierre definitivo. Dice que a su edad y ante las perspectivas laborales que tiene, no le queda otra que recuperar su oficio de juventud.

 En su puesto se aprecia el cuero como elemento predominante, cuenta que llegó a él por mediación de unos amigos, también artesanos, y se decidió porque es un material que no pasa de moda y que tiene siempre mucha demanda. Pulseras, cordones trenzados, collares, llaveros… todo con cuentas e incrustaciones de zámac bañado en plata, carteras, monederos, y unos hermosos bolsos que todo el mundo se detiene a admirar, y que algunos, incluso compran.  

  Confiesa que se siente bien con su nuevo/viejo oficio, que está a gusto en su puesto, y que aunque lo que más le gusta es trabajar en su taller, sabe que también tiene que salir a vender el producto de sus manos. Aprecia la iniciativa del Ateneo, y dice que debería  haber más mercados como éste, que mantengan una regularidad, porque la gente te va viendo y así tienes un sitio dónde pueden encontrarte.

Julián Portillo es periodista y coordinador de las Tertulias literarias del Ateneo Andaluz               
    

No hay comentarios: