sábado, 26 de abril de 2014

30 de Abril, Jornada de Lucha por el Empleo Digno

Dos Hermanas – Las organizaciones que forman la Plataforma “Marchas por la dignidad” han realizado una convocatoria a nivel estatal de lucha por el empleo digno. En nuestra ciudad se realizará el miércoles 30 de abril una Concentración frente a las oficinas del SEPE-INEM, en Calle Orippo (Bda. Cantely), a las 12:00h. Por el derecho a un empleo digno o en caso de desempleo a una renta básica. 


Las Marchas de la Dignidad 22M siguen. Seguimos reivindicando pan, trabajo y derecho a techo. El 37% de los andaluces en paro, 20.000 en nuestra ciudad, no pueden quedarse en sus casas y deben hacerse visibles en la calle.

NO AL PAGO DE LA DEUDA
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA
EMPLEO DIGNO O RENTA BÁSICA
PAN, TRABAJO Y TECHO


 COMUNICADO:

Las Marchas de la Dignidad hemos acordado que la primera acción de continuidad del 22M sea una jornada de lucha contra el paro masivo. Hay más de seis millones de razones para esta movilización. Somos más de seis millones de personas en todo el Estado español las que estamos sufriendo el drama del desempleo. La mitad no recibimos ninguna prestación y un millón y medio recibimos la ridícula ayuda de 426 €.

El paro masivo es la demostración palpable de la ineficacia de un sistema, el capitalismo, que sólo favorece a los intereses de los poderosos y de unas políticas fracasadas, las de la Troika, que sólo miran por los bancos y las grandes empresas y castigan a las personas.

La última reforma laboral, presentada a bombo y platillo como la solución, ha resultado un desastre para la creación de empleo. Cada minuto se destruye un empleo, y el que se genera es precario, es la expresión gráfica del fracaso absoluto de las políticas neoliberales.

No nos engañemos. La reforma laboral va asociada a un conjunto de ataques contra las conquistas y derechos de la mayoría social. El recorte de las pensiones, la reforma de la administración local, la reforma educativa, el desmantelamiento de las ayudas a las personas dependientes, el pago de la deuda, el aumento de la edad de jubilación, la destrucción de los servicios públicos de sanidad, justicia o educación, la pérdida de poder adquisitivo, la esclavitud hipotecaria, la precariedad laboral, los desahucios, la involución en las políticas de igualdad… forman parte de una brutal ofensiva contra los de abajo, contra la clase trabajadora, contra la ciudadanía, contra el pueblo.
Una ofensiva que busca robarnos derechos para engrosar sus beneficios y sus cuentas en los paraísos fiscales. Prueba de ello es que desde que estalló la crisis ha crecido el número de personas millonarias mientras el número de personas con pobreza severa se ha doblado.

Ante este escándalo la respuesta del poder establecido siempre es la misma: la represión, que busca criminalizar la protesta social ante los desmanes de los
gobiernos.  Una represión que vivimos especialmente en la jornada del 22M y días posteriores. Una criminalización ejecutada desde todos los ámbitos, incluidos los medios de comunicación oficiales, y desplegada como cordón sanitario para tratar de Impedir que la población se una masivamente a la lucha.

Hoy queremos recordar a dos compañeros que están sufriendo injustamente la represión y la cárcel. Miguel, de 20 años, e Ismael, de 18. Dos jóvenes inocentes que están sufriendo en sus carnes la represión brutal de este gobierno que pretende con su Ley Mordaza y sus conspiraciones para-policiales convertir la movilización ciudadana en un conflicto de orden público.

Nuestra respuesta tiene que ser la de la movilización, la organización y la unidad. Y avanzar, tal y como lo estamos haciendo, para dar más y mejores respuestas a cada  uno de sus ataques. El primer paso, debe ser darnos cuenta de que la solución la debemos encontrar colectivamente y que no será callando como empezaremos a hacerla realidad. Hay que tomar las riendas. No es hora de esperar que nos solucionen nuestra vida. Es hora de organizarse e iniciar la construcción de una sociedad más democrática e igualitaria, con un modelo productivo y económico sostenible, al servicio de las personas.

Esta es una movilización por el empleo digno, contra el pago de la deuda, por la renta básica, por los derechos sociales, por la libertades democráticas, contra los recortes, la represión y la corrupción, por una sociedad de mujeres y hombres libres; es un acto contra el capitalismo, y su expresión en el Estado español, el régimen borbónico, y unos gobiernos que nos agreden y no nos representan.


La dignidad sigue en la calle exigiendo PAN, TRABAJO Y TECHO.

No hay comentarios: